¿Como funciona el cultivo del tomate?

En este post os vamos a explicar como funciona el cultivo del tomate. Es una tarea que no cualquiera sabe hacer para que vuestros tomates queden de lo mas preciosos. ¡Adelante la guía sobre el cultivo del tomate!

La planta de tomate es una planta hermosa y compleja perteneciente a la familia de las solanáceas, y aunque actualmente se cultiva en todo el mundo, es originaria del continente americano.

Es muy apreciado en el mundo de la alimentación por su riqueza de frutos (tipo baya), carnosos y de color rojo (lo llamamos tomates), y utilizamos tomates crudos y procesados ​​de forma diferente todos los días.


En cuanto a su cultivo, cabe señalar que es una hortaliza con un ciclo de cultivo bastante complicado, y sus necesidades de vida y nutrición son muy completas. Necesita abundante riego y luz solar directa.

Podemos decir que no es el mejor cultivo para empezar en el mundo de la jardinería. No obstante, a continuación enumeraremos los pasos básicos de su cultivo y los principales aspectos que debes tener en cuenta a la hora de utilizarlo: Siembra: Siembre en marzo en climas templados y en abril en climas más fríos. Se recomienda hacerlo en semillero, cubriendo cada semilla con aproximadamente medio centímetro de tierra o sustrato. Después de eso, regamos con cuidado para que la tierra no se mueva demasiado, y mantenemos la tierra húmeda hasta que aparezcan los primeros brotes.


Así es como funciona el cultivo del tomate

  • Trasplantar: Cuando veamos que las plántulas están más o menos desarrolladas (ya tienen al menos 4 hojas), las trasladaremos a donde queramos para crear un jardín, ya sea para liberar terreno, o a una caja o mesa de cultivo. . Esta parte es relativamente delicada, para no lastimar la plántula al arrancar la plántula, se debe sacar de la parte del tallo más cercana al suelo, y sacar con fuerza y ​​con cuidado. Las volveremos a enterrar en su nueva ubicación, cubriendo los tallos con tierra hasta que salgan las primeras hojas. Regaremos regular y abundantemente.

  • Instalación de estacas: Las estacas son palos de aproximadamente un metro y medio de altura que se instalan al lado de cada planta (puedes usar cañas, por ejemplo). Unos 15 o 20 días después del trasplante, pegamos cada tomate a su mentor, siempre debajo de cada rama en flor. Este proceso es necesario en todos los casos, porque las plantas de tomate pueden llegar a medir más de dos metros, y sin tutores que las sostengan, no crecerán correctamente, por lo que no nos darán buenos tomates.

  • Poda: Es más conveniente realizarla entre mayo y julio, debiendo realizarse frecuentemente podas continuas por encima de las ramas en flor. Es importante señalar que no es necesario podar variedades de tamaño establecido, es decir, aquellas con crecimiento limitado.

  • Cosecha: Generalmente de julio a agosto, dependiendo de la madurez del tomate, fácil de evaluar, dependiendo de su color y consistencia.

Tras repasar los principales aspectos del cultivo y cuidado de una planta de tomate, vamos a enumerar algunas de las plagas y enfermedades que puede sufrir:

En cuanto a los insectos, los más importantes son la mosca blanca, el pulgón y la tuta, cuyos principales síntomas reconocibles son la debilidad general de las plantas y la decoloración de las flores.

Enfermedades causadas por hongos: Son fáciles de distinguir porque suelen presentar síntomas como manchas blancas, grises o negras (aspecto de moho) y decaimiento leve. Hay hongos que afectan a los tomates con mucha frecuencia, como:

Mildiú del tomate (manchas blancas en el envés de las hojas).

Botrytis o oídio del tomate (manchas amarillas en el haz de las hojas y blancas en el envés).

Antracnosis del tomate (causando manchas en el fruto, primero rojas y luego negras). También pueden tener enfermedades virales, más comúnmente las causadas por:

Tomato mosaic virus (mosaico de manchas de diferentes colores en hojas tonos verdes y frutos tonos rojos)

Virus del marchitamiento del tomate (decoloración moderada de las hojas, frutos muy visibles).

En cuanto a las enfermedades bacterianas, podemos señalar que el cancro del tomate y la sarna bacteriana son las más comunes. Las enfermedades bacterianas suelen identificarse por la aparición de pústulas en el tallo y el fruto y la formación de placas necróticas en el fruto.

Hasta aquí nuestra primera guía sobre el cultivo del tomate, si os ha gustado no dudéis en compartirla con la gente que sabéis que le puede llegar a servir esta información.

Deja un comentario