¿Cómo es la cría de gallinas en Latinoamérica?

La crianza de gallinas en Latinoamérica, tiene todo que ver con alimentación y manejo de este tipo de animales, como una muestra o evidencia del crecimiento del sector avícola, el cual sigue pasos acelerados de evolución y crecimiento, hasta el punto de que en Latinoamérica supera la producción ganadera y también la porcina.

La cría de aves dejó de ser una tarea sencilla, para asumir procesos más avanzados, hasta aprovechar mejor los productos derivados, y convertirse en un aporte económico o alimenticio para cualquier familia, por ende la expansión es una reacción natural del amplio potencial que está detrás de la crianza de gallinas.

La importancia y evolución de la cría de gallinas

El avance de la cría de gallinas, se basa en la consideración de las razas de las gallinas ponedoras, debido a que esto es útil al momento de convertir este sector en un negocio mismo, por eso la selección de especies de gallinas en Latinoamérica se ha vuelto más exigente, para que logren mayor resistencia ante los efectos climáticos, y sobre todo ante enfermedades.

Una buena gallina ponedora de huevos, también es beneficioso para el consumo humano, por eso la elección adquiere más importancia y compromiso, sobre todo desde el inicio se debe distinguir si la producción tiene una finalidad casera, comunal o industrial, para conformar el espacio adecuado y obtengan un buen desarrollo para que la producción de huevos sea plena.

En Latinoamérica se acostumbra a contar con gallinas ponedoras en casa, a través del acondicionamiento de un espacio que evite el hacinamiento, en cambio a nivel comercial se diseñan celdas para evitar enfermedades, aunque se han establecido normas de bioseguridad para el manejo y movilidad de estas granjas avícolas.

El aspecto más importante de la crianza de gallinas

Dentro de la cría de gallinas en Latinoamérica, el punto que se mantiene en lo más alto es la alimentación, debido a que permite el desarrollo de las aves, por eso se desarrolla una dieta acorde a la edad de la gallina ponedora, además deben consumir un alimento destinado a la producción que tenga por lo menos un 17% de proteínas.

El alimento para desarrollo de postura se aplica de las 5 hasta las 19 semanas, luego se detiene para que no se presenten cambios drásticos cuando vayan a comenzar a poner huevos, debido a que se cree firmemente en la influencia del alimento sobre la postura y también en la calidad del huevo que puedas obtener.

La versatilidad que tienen las gallinas ponedoras, en cuanto a la adaptación del entorno, permite que en Latinoamérica puedan formarse granjas de diferentes formas y maneras, no necesariamente debe tratarse de una estructura industrial, eso marca un rumbo mucho más tradicional a lo que se observa en otros países.

Los ciclos de producción también se ciñen a muchas tradiciones, no sólo se toma en cuenta el factor alimenticio, sino que los aspectos ambientales se estudian para crear ciclos de producción personalizados, por eso Latinoamérica es un entorno con diferentes clases de crianzas y propósitos.

Deja un comentario